Inicio


La Masonería: su influencia en las Revoluciones y en el S. XX



La masonería estuvo involucrada en todas las revoluciones desde 1.700 a nuestros días, pasando como veremos por la española de 1.931 a 36-39. Siempre han creído en la libertad, pero en la que el Poder estuviera en manos de unos pocos, por lo que siempre han conspirado para lograr ese objetivo en todas partes y momentos de la historia.

Estuvieron cerca de y con Luis XVIII y a su muerte, estuvieron con su sucesor Carlos X
su hermano el Conde de Artois y masón declarado, este último comprobó como los masones le minaban su legal autoridad, pues en las jornadas de 25 a 27 de julio de 1.830 grupos de jóvenes pertenecientes a la masonería provocaron un estallido de la violencia, derivado de esa violencia tuvo que huir Carlos X y la Gran Logia no dudo en aclamar a los masones que habían participado en las jornadas revolucionarias de julio como héroes de la libertad. Nuevamente la delincuencia convertida en virtud por la logia, como siempre.

“Los héroes de la libertad” nuevamente instalados en el Terror, no tenían intención de proclamar la república como cabría esperar, ni hicieron ningún esfuerzo democratizador. Por el contrario, solo creían en un régimen establecido por ellos en el que sí existiera esa cierta libertad, pero como hemos dicho, con el Poder en sus manos – en manos de unos pocos de su élite-, o sea de una “camarilla” selecta, o sea “más de lo mismo”. Era una sociedad en la que encajaba la “cosmovisión masónica” y no resulta nada extraño que para reinar sobre ella se llamara a otro masón confeso: Luis Felipe de Orleáns hijo del masón Felipe Igualdad-Duque de Orleans, que era hermano de Luis XVI a quién denunció, ordeno asesinar, murió guillotinado en su presencia y la de la plebe, y a quién sucedió en el trono tras un comportamiento indigno no solo de un hermano del Rey de Francia, sino como uno de los más puercos e indignos de los personajes de la historia, además de masón.

En ese tiempo la masonería estuvo dentro del movimiento Jacobino, como cuasifundadora. A la masonería, como ya hemos leído, se le adjudicó en pleno Terror la
puesta en marcha y control de la Revolución francesa, en el libro de Le Franc “El secreto de la Revolución revelado con la ayuda de la francmasonería” en el que achacaba todo el mérito a la masonería francesa, y en un libro del abad Barruel “Memorias dedicadas a la Historia del Jacobinismo” hubo muchos otros autores, libros y conocimientos transmitidos en ese mismo sentido.

La masonería es una organización que manipula hasta lograr instalar su propia cosmovisión. Cosa que no solo en 1789, sino también en 2005 están aun muy lejos de lograr, tal es el miedo al terror que les tenemos todos los ciudadanos del mundo, especialmente los pobres y los bienaventurados de espíritu a los que, si logran sus planes de un Nuevo Orden Mundial, con ejercito y policía única, Tribunal Penal Internacional, ONU etc. dirigido por ellos -ya que si no, no jugarán-, no les dejarán dar ni una patadita al balón, pues la “camarilla” que llegaría a gobernar el Mundo serían de cuidado, logia y mandil revolucionario hasta llegar ellos. Dictadura después o a partir de instalarse cuidadosamente en el Poder con todas las riquezas en sus manos, dueños de vidas y haciendas, delincuentes.

Los masones son racistas, por lo menos lo fueron aunque supongo que no todos, pero el
Ku Kux Klan es una de sus gloriosas fundaciones, nacida en el sur de los EE.UU. lo mismo que los mormones y otras sectas. Fueron los masones los que trataron y lograron
descomponer-destruir el Imperio español por pura envidia; construyeron todas las Leyendas Negras contra España, sus Reyes y la Iglesia Católica al amparo del secretismo y de la mentira, que es la forma más sutil y vil a la que han estado ligados siempre, ¿no es el diablo, el mismo Padre de la Mentira?

También, aunque más lejos, los generales San Martín y Simón Bolívar fueron masones, pero muy activo en eso San Martín (existen textos suyos de encendido anticlericalismo) en contra de la imagen católica que nos ha llegado. No obstante Bolívar –se separo claramente de los masones- y publicó un decreto prohibiendo las sociedades secretas pues el sueño del Poder en manos de los masones se estaba convirtiendo para Simón Bolívar en una inmanejable pesadilla.

En España el escritor historiador Benito Pérez Galdós tiene una amplia obra en sus “Episodios Nacionales” y sobre todo en su libro “El Gran Oriente” que deja claramente dibujada cual era la situación real de estos personajillos del tres al cuarto, tahúres, ventajistas y busca bullas: ¿”organizaciones filosóficas” las llaman ahora en 2005 en el artículo I.52, 2 de la pretendida Constitución europea redactada por Giscard D´Estaígne grado 33 de la masonería?

El siglo XIX fue de crecimiento para la masonería y de conexión con el ocultismo y la trampa, por eso su relación con Joseph Smith el fundador del movimiento mormón es estrecho con la masonería y fue iniciado en sus secretos masónicos. No resulta extraño que el señor Joseph Smith enseñara a sus adeptos que practicaran el robo, el saqueo y el asesinato de aquellos que se les enfrentaban, esta conducta anticristiana, tiene paralelos con procesos impulsados directamente por la masonería, y era etiquetada con el nombre eufemístico de “despojar a los gentiles”. Como ha reconocido el mormón Leland Gentry, pues se consideraba que “había llegado el tiempo en el que las riquezas de los gentiles debían ser consagradas a los santos”, se trata de una impostura enorme y pecaminosa en su origen y esencia, que deriva como todo esto, del mismísimo diablo Satanás padre de la impostura y de la Mentira, dominador del lado oscuro. El 24 de junio de 1.847 la primera caravana de mormones llegó a Salt Lake City y más del 70% de los que llegaban en alguna de aquellas caravanas eran masones, pronto tendrían la propiedad de todo el territorio, entre ellos, toda la jerarquía de la secta. Los rituales del templo mormón de Salt Lake fueron tomados de los libros masónicos.

El Adventismo creado por William Miller o el fin del mundo está cerca y la Iglesia de la Ciencia cristiana sincrética por Mary Baker Eddy fueron otras tantas sectas que han llegado también a nuestros días y cuya creación es reveladora de las estafas del pensamiento pretendidamente religioso de esta gente que tanto daño ha hecho al mundo trascendente. Los mismos Testigos de Jehová fueron creados por Charles Taze Russell masón y presbiteriano.

Por cierto que negar la existencia del diablo es propiamente diabólico, pues es de lo que
más gusta el mismo demonio Satanás: que los demás –sus discípulos-, le oculten y le permitan pasar desapercibido. Esta es una pretensión masónica desde los tiempos más antiguos. Algunos autores también cristianos han caído en esa tentación diabólica. Pues bien Bafomet es el mismo diablo y es citado en muchos lugares básicamente masones, y de nuevo se trata de un hecho incómodo para no pocos masones de la actualidad, pero que ha sido reconocido por otros, de manera abierta.

Habrá que leer los Protocolos de los hijos de Sión que el mismo Vidal considera, todo
hay que decirlo, no válidos. Pero si leemos por lo menos sus páginas (de este libro que comentamos) 208 a 215 conoceremos mejor la opinión de su autor sobre este asunto, que mezcla lo masón con lo sionista, una mezcla no ajena a la realidad final. Cuando decimos sionistas, no queremos decir judíos creyentes en un solo Dios, Yahvé, sino materialistas incrédulos, ateos militantes, similares a los masones, a los que Dios no les importa, ni poco ni mucho, ni un pimiento, pero tratan de manipular los sentimientos de las personas desde siempre, aludiendo vergonzosa y vilmente al mismo Dios, toda una bajeza de los diosecillos -del diablo Satanás-, masónicos-sionistas.

En el Siglo XX gana claramente terreno la masonería

La restauración de la monarquía en la persona de Alfonso XII hijo de Isabel II la regenta, no mermó en absoluto el poder de los masones. Baste decir que el 7 de abril de
1876 fue proclamado Gran Oriente de España don Práxedes Mateo Sagasta jefe del partido liberal y del Gobierno de España de entonces en alternancia permanente con el otro pilar de la restauración, Cánovas del Castillo. El político Sagasta estrechó lazos de unión con gran número de potencias masónicas del extranjero. El 10 de Mayo de 1.881 le sustituye en el cargo de la Gran Logia Antonio Romero Ortiz ministro de gracia y justicia del tiempo y a su muerte le sucedería el también importante político masón Manuel Becerra. De acuerdo con su propia estadística (del Gran Oriente Nacional de 1.882) estaban activos 14.358 masones, de ellos 130 eran senadores, diputados, títulos
generales y altos funcionarios del Estado; 1.033 eran magistrados, jueces, fiscales y abogados y 1.094 oficiales superiores y militares de todas clases.

A pesar del relativo poco número en España, el poder de los masones fue muy importante incluso decisivo en muchas materias., como en el poder ejecutivo, legislativo y judicial y también en las fuerzas armadas, en todas esas instituciones se cometieron felonías a impulsos de la masonería que podemos conocer hoy. Su papel, como ya hemos repetido fue y es, el de instalar una situación anárquica social para salvar a la misma sociedad, a petición propia, de una situación insostenible, pero solo por la misma masonería y su célula y/o grupúsculo de poder designado a priori. Como sabemos les gusta mucho la modificación del Código Penal como larga marcha hacía esa anarquía total.

Sabemos que varios masones estuvieron implicados en el atentado (intento de magnicidio) contra el mismo rey Alfonso XIII durante la celebración de su boda y precisamente en el recorrido del cortejo de la misma. Otro masón y anarquista llamado Nakens, participa en el asesinato de Cánovas del Castillo en 1.897, siendo el cerebro del mismo asesinato Francisco Ferrer masón y anarquista, la masonería al igual que en otros casos, acudió en defensa del hermano Ferrer, que tenía que comparecer ante los
tribunales, cuya vista se celebró en junio de 1.907 en el que, el republicano Gumersindo de Azcárate se había negado a defender a Ferrer por considerarlo manifiestamente culpable, pero aun así, el acusado tuvo el apoyo de la masonería y consiguió la absolución gracias a la presión de las logias en su favor. Ese mismo tipo de acción se uso con Nakens que, también “hijo de la viuda”, fue indultado al cabo de unos años. No
sería la primera vez que los masones respaldaban acciones terroristas y tampoco sería la
última. De hecho no mucho tiempo después un tal Lluis Companys, masón, republicano, catalanista, y persona con pocos escrúpulos, del que ahora en 2005 hemos oído hablar, se haría un nombre defendiendo ante los tribunales a pistoleros y asesinos.

El resultado de todas estas actuaciones fue un proceso de deterioro social, con funestas
consecuencias para el sistema parlamentario español.

Se creo una innegable sensación de impunidad por parte de la masonería y, sobre todo, una corriente de simpatía, -que hoy denominaríamos progresista y yo añado, del muladar, pues eso no es Progreso sino decadencia-, hacía los que intentaban imponer la
utopía recurriendo a la daga, la pistola y la bomba, o como dijera un político de aquellos
tiempos, “la dialéctica de los puños y de las pistolas”.

En aquel entonces no era fácil advertirlo –pero Dostoievsky en su novela Los demonios
se refiere a este fenómeno social-, pero España había entrado en una dinámica en la que
las fuerzas a si mismas llamadas “progresistas” tenían como objetivo fundamental acabar con el sistema parlamentario y como ahora: demostrar que la nación va bien solo si gobernamos nosotros, lo cual significa los masones. Por eso en esta espiral violenta tendríamos ocasión de ver, que iba a tener un peso excepcional la masonería, aunque no iba a ser ese el proceso de erosión de España en el que iba a actuar.

La masonería estuvo totalmente implicada en el proceso descolonizador español, de Filipinas y Cuba que resulto traumático para España y para muchos españoles, por lo que de inseguridad social significaba. Pero dentro de España la actuación de la masonería en el interior del país fue mucho más dañino, con ser maligno el proceso indicado de desmontar la España de aquel tiempo sin que ello beneficiara más que a sus
enemigos.

La masonería triunfó en Turquía, en Rusia, en Méjico en muchos países y además estuvo del lado del fascismo. Muchos políticos de todo este periódico histórico, han sido masones declarados y preferimos que Vds. vayan al libro en cuyo capítulo XVII encontrará nombres más que conocidos, algunos de ellos, representantes claros de la corrupción económica: de llenar sus propias carteras con el dinero de los demás, esencialmente metiendo las manos en las arcas del Estado, que son de todos por cierto. No solo en el XVII, sino también en los capítulos siguientes hasta el final del libro encontrarán Vds. un documento de inapreciable valor.

En estos tres capítulos del libro de Cesar Vidal el autor, trata de la masonería y su entronque directo con las ideas masónicas de la pre “guerra civil” española en la que hubo más de un millón de muertos, y no diremos que todos ellos fueran asesinados por la masonería. Pero si la guerra fue provocada por ellos, los masones, en una buena parte, ellos son culpables en esa misma parte o en la totalidad, pues todos los que intervinieron con sus odios de uno u otro lado son culpables de la totalidad, de todas esas muertes:  Capítulo XVIII La masonería y la segunda república: la proclamación. Capítulo XIX La masonería y la segunda república: Del bienio republicanosocialista al alzamiento de 1.934.
Capítulo XX La masonería y la segunda república: La Guerra Civil.
Nunca un país debió tanto a un millón de muertos para alcanzar una paz permanente y dejar en el olvido los rencores y los odios. Pero son los masones los que siguen tratando de pudrir a la sociedad española minando sus cimientos con el anarquismo de siempre vestido de progresía del muladar.

En el pacto de San Sebastián de 17 de Agosto de 1.930 se decidió un pacto conspiratorio para acabar con la monarquía parlamentaria y sustituirla por una república y en ese acto estuvieron entre otros figuras conocidas tales como: Lerroux, Azaña, Domingo, Alcalá Zamora, Miguel Maura, Carrasco Hormiguera, Mallol, Aiguades, Casares Quiroga, Indalecio Prieto, Fernando de los Ríos, personajes de los que casi todos se convertirían meses después en ministros del primer gobierno provisional de la república.

Y fue la misma masonería la que modelo la constitución de la segunda república de la misma manera que ahora ha modelado la de Europa que votaremos el 20 de febrero de 2.005 en España. La razón para la redacción no era ninguna otra que la de ganar las almas y los corazones de todos los españoles, pues no se trataba entonces y ahora, de la separación de la Iglesia y del Estado como en otras naciones sino, y siguiendo el modelo jacobino francés, de triturar la influencia católica sustituyéndola por otra laicista, aunque en ello no esta sola la masonería, pero si que es la fuerza más importante y desde luego la inteligente, pues las demás son y están vácuas de pensamiento y son solo pura violencia, aunque en esto son similares a la masonería.

Para lograr sus propósitos se ordenaba habitualmente como fuente de argumentos intelectuales a su favor, la organización de violentas manifestaciones y mítines que ayudaran a inclinar a las autoridades hacía esas mismas posiciones masónicas, lo que mezclado por una insurrección permanente creada por los medios de comunicación afines ofrecía y ofrece un espectáculo demoledor a todos los ciudadanos que no ven más que inseguridad a su alrededor, similar a la que permitió que los alemanes votaran en 1.932 a Adolf Hitler y ahora a la masonería. El miedo, el terror, es el argumento. Los
corderos caminan mejor así hacía el matadero de la dictadura, y a petición propia.

Es de otro lado clarificador para nosotros lo que dice Cesar Vidal en la página 263 de su libro de la que entresacamos lo siguiente “…Sin embargo las derechas habían optado por integrarse en el sistema –a pesar de su origen tan dudosamente legítimo-, y a diferencia de las izquierdas, aceptar las reglas de un juego parlamentario que nunca había sido cuestionado nunca por ellas durante las décadas anteriores. Esa fue la alternativa a las izquierdas, creada en 1.931 con la fundación de la CEDA una organización política de fuerzas de derecha y católicas”…todos sabemos o podemos saber si buscamos y leemos, que la izquierda no quiso nunca dar cancha como alternancia de poder en un sistema democrático a las posiciones de derecha, y solo desde la masonería representada por Manuel Aznaña por si queda alguna duda, a la izquierda radical, estaban validados con el soplo de la inteligentzia para gobernar España y la derecha había de permitir vejaciones y desprecios y así, ser expulsada del gobierno tras ganar la CEDA elecciones válidas, lo que dio paso a la guerra que iniciada en 1.934, fue cruenta y total a partir de 1.936

Es un error por ello que sigamos el mismo camino de entonces en 34 y 36-39 y aceptemos lo que son trampas que todos conocen y por ello cada vez se respete menos a la justicia dadas las trampas que se cometen con la misma. Se trata de colarnos goles masónicos con la Ley del Embudo. Lo ancho para mí y lo estrecho para los demás: 6.000 millones de ciudadanos del mundo. Sigue existiendo hoy la mentalidad golpista que dio lugar al tiempo del 34 y el 36 por las izquierdas.

Un futuro en manos de la masonería –como lo ha sido en buena parte del pasado-, significaría presumiblemente, un recorte de las libertades de aquellos que no están dispuestos a plegarse a un discurso único , sincrético, multicultural y dirigido; un aplastamiento de los que no comulguen con un sistema laicista en el que la civilización y la fe de cada uno tenga que aceptar su sustitución por el masónico guiso amalgamador de Valeri Giscard D´Estaigne y sus hermanos masones “los hijos de la viuda” como les califica Cesar Vidal a través de la obra. En definitiva una Dictadura del peor jaez y calado.

Llegando a conclusiones, diremos, que a pesar de la leyenda rosada que se nos ha querido vender en los últimos sesenta años, no estamos más que ante los mismos lobos con las mismas pieles, aves rapaces que nunca dejan sus objetivos abandonados en el olvido, y que siguen creyendo que lo mejor que puede ocurrirle al mundo, es que gobiernen ellos y a fe que llevan camino de lograrlo.

A menos que no nos sintamos unos tan cómodos y otros tan poco activos y encima pasotas, España que es nuestro país sufrirá las consecuencias. Por otro lado, la Familia y la misma Vida, están en estos momentos, siendo atacadas por las fuerzas masónicassocialistas ¿progresistas?, infiltradas en todas las latitudes gubernamentales del mundo y nada puede explicarse de otra manera lo que está ocurriendo en la sociedad de hoy, en la que a poco que estemos atentos, el plan organizacional mundial está siendo ejecutado de forma milimétrica por las fuerzas de la triada:

1. Masónicas, aportan las ideas

2. Archimultimillonarias aportan el dinero para la financiación las multinacionales de la Cultura de la Muerte y de la Pornografía y su dinero, y

3. Las fuerzas mercenarias de la ONU. Aportan medios humanos, Las personas, que son los funcionarios de todas sus instituciones diseminadas por el mundo trabajando con instrucciones concretas: el aborto, la eutanasia, las esterilizaciones masivas, los homosexuales, la pederastia y un largo etc. cuestiones todas ellas capaces de crear una inestabilidad social grande (no todos por supuesto debemos dejar a algunos libres de toda sospecha)
 

Fuente: Catholic.net 

(Síntesis del libro de Cesar Vidal.Enero 2005)

El trabajo de Cesar Vidal en su nuevo libro, es esencialmente un trabajo de historia, riguroso, pero diferente al que en su día hiciera Ricardo de la Cierva en su libro la Masonería Invisible,a mi parecer es complementario en el conocimiento. Por su extensión, necesariamente corta, no se profundiza con excesivo detalle en todos los puntos, pero si sigue un orden riguroso derivado del índice que se ha propuesto el autor. Los tres últimos capítulos son referidos a España y resultan muy interesantes para todos nosotros.