Inicio


Gore rechaza en el Capitolio asumir sus mandamientos sobre el calentamiento global



El ex vicepresidente, Al Gore, regresó el miércoles al Capitolio de Washington para comparecer ante la comisión de Energía sobre el calentamiento del planeta. En su intervención, más propia de un político preparando su plataforma electoral que de un desinteresado agitador de conciencias, el ex vicepresidente rechazó, de nuevo, adquirir un compromiso personal y ético sobre el uso energético. Fue el senador de Oklahoma, James Inhofe, quien le emplazó a ponerse de ejemplo para sus "seguidores" y le pidió que no se limite a dar "trucos" de "acomodado" con "compensaciones de carbono". No hubo respuesta.

 

(LD) "¿Está usted preparado para cambiar su estilo de vida?" Ésta es la pregunta que se asoma sobre un fondo negro y con una tipografía blanca en una de las secuencias del oscarizado documental Una vedad incómoda y con la que se pretende remover las conciencias de los espectadores. Y ésta es la imagen que utilizó el senador republicano James Inhofe para interpelar a su productor durante la comisión del Capitolio.
 
El ex "número dos" de Bill Clinton está siendo objeto de numerosas críticas por el excesivo consumo eléctrico de su residencia de Nashville (Tennessee). Es sabido que sus facturas superan 20 veces el gasto medio de las familias americanas. Gore se escuda en lo que denomina una "compensación de carbono", es decir, una apuesta por equilibrar el uso de gases invernadero invirtiendo en energías verdes o con otras prácticas tan tribales como plantar un árbol. 
 
"Hay cientos de miles de personas que le adoran (Al Gore) y quieren seguir su ejemplo reduciendo el uso de la energía  si usted lo hace. No nos dé más rodeos con las compensaciones de carbono u otros trucos propios de los acomodados", le emplazó el senador republicano.
 
Y es que las alternativas propuestas por Al Gore en Una verdad incómoda parecen realizadas por aquellos que más que solucionar los problemas lo que prefieren es lavarse sus conciencias. Cierto es que pocos pueden permitirse invertir en I+D+i o en energías verdes. Y si se opta por plantar un árbol habrá que esperar al menos 30 años hasta que se pueda compensar los gases emitidos hoy.
 

"¿Está usted preparado para adquirir el compromiso hoy (el miércoles) de no consumir más energía en su residencia que la media de una familia americana? Le inquirió de nuevo el senador. No hubo respuesta. Lo explican en el blog personal del senador en la revista de prensa.