Inicio


La persecución religiosa



Información elaborada por: Jorge López Teulón. Postulador Diocesano para las Causas de los Santos

 

1. Don Vicente Cárcel Ortí que es uno de los mayores expertos en la persecución religiosa española de 1936, nos da la pauta para el uso correcto del lenguaje:

Cuando se les llama «mártires de la guerra civil», se están manipulando los términos. La guerra civil es el contexto sociopolítico en que se produce su muerte; pero ellos son víctimas, no de una guerra civil, sino de una persecución religiosa, que son dos conceptos totalmente distintos. Los beatificados hasta ahora nunca fueron a la guerra: eran personas pacíficas, que estaban en sus conventos, en sus casas, en sus parroquias y comunidades, y los mataron porque eran religiosos, católicos, gente de fe.

 

Y así se expresó Benedicto XVI el pasado 29 de octubre de 2005, en la beatificación de Josep Tàpies y seis compañeros mártires del clero secular, y de la religiosa María de los Ángeles Ginard Martí. Durante la breve alocución afirmó:

El ejemplar grupo de sacerdotes de la diócesis de Urgell inmolaron su vida durante la persecución religiosa en España por su fidelidad al ministerio sacerdotal, que ejercieron con gran entrega en las comunidades parroquiales que tenían encomendadas. Dando testimonio de su condición sacerdotal y, perdonando a sus perseguidores, dieron su vida invocando al Rey del Universo…

La nueva Beata, nacida en la diócesis de Mallorca y perteneciente a las Hermanas Celadoras del Culto Eucarístico, sufrió el martirio en Madrid durante la misma persecución. Entregada totalmente al Señor en la vida religiosa, dedicaba largas horas a la adoración del Santísimo Sacramento, sin descuidar su servicio a la comunidad. Así se fue preparando para ofrecer su vida como expresión suprema de amor a Cristo.

 

2. La persecución religiosa había empezado mucho antes.

Éste es el punto. Los primeros santos canonizados por el Siervo de Dios Juan Pablo II, los Hermanos de La Salle de Turón (Asturias) junto a su capellán, un padre pasionista, fueron asesinados el año 34 en Oviedo... En 1934 no había guerra civil, sino una República en la que hubo persecución religiosa: quema de conventos, de iglesias, y en esto había una responsabilidad moral de aquel Gobierno. El término mártires de la guerra civil se presta a manipulación.

El 10 de mayo de 1931, con la disculpa de una manifestación contra ABC, en la que participan elementos izquierdistas se produce el asalto e incendio de iglesias y conventos en Madrid y en varias ciudades de Andalucía, ante la completa pasividad de las nuevas autoridades, que impiden la identificación de los autores y no practican ninguna detención. El primero se produce en la calle Flor, se trata de la residencia de los jesuitas. Pero la reciente visita del brazo incorrupto de San Francisco Javier en la parroquia madrileña de San Francisco de Borja de la popular calle Serrano nos ha hecho recordar como no es imposible venerar el cuerpo de San Francisco de Borja, porque la iglesia fue quemada en esa jornada luctuosa y en la urna sólo quedan sus cenizas.

 

3. Sobre el número total de posibles mártires

En otro estudio posterior, realizado a propósito de la preparación del catálogo de los mártires cristianos del siglo XX, solicitado por el Papa Juan Pablo II en el marco del Gran Jubileo del Año 2000, el historiador Vicente Cárcel Ortí habla de diez mil mártires españoles asesinados en periodo de 1931 a 1939. Los datos se desglosan así: doce obispos, un administrador apostólico, cerca de siete mil sacerdotes, religiosos y religiosas, y en torno a tres mil seglares, la mayoría de ellos pertenecientes a la Acción Católica.

 

4. Nuestros mártires se unirán posiblemente a una gran beatificación, tal vez la mayor de la historia. Desde el siglo XIX son cada vez más frecuentes las beatificaciones de mártires en grupos numerosos:

 

·         Pío IX beatificó en 1867 a 205 mártires del Japón de los siglos XVI-XVII

·         Pío XI hizo lo mismo en 1926 con 107 mártires ingleses

·         Juan Pablo II ha beatificado a varios grupos de mártires:

·         108 mártires polacos en 1999

·         119 mártires de China en el 2000

·         117 mártires del Vietnam en 1988

·         233 mártires de la persecución religiosa el 11 de marzo de 2001.

 

Sin embargo, esta beatificación (de aproximadamente 400) sería la más numerosa de la Historia de la Iglesia.


Para saber mas :
www.persecucionreligiosa.es