Inicio


Nuevo sistema de asignación tributaria



Durante el mes de diciembre de 2006, el Estado Español y la Santa Sede acuerdan la reforma del sistema de asignación tributaria y la adaptación del régimen de IVA de la Iglesia a los requerimientos de la Comisión Europea.
La Ley de presupuestos de 2007 incluye el desarrollo de dicho sistema, que se resume en los siguientes puntos:

Elevación, con carácter indefinido, del porcentaje de asignación tributaria que pasa del 0,5239 al 0,7%.

La Iglesia percibirá únicamente, la cantidad que resulte de la asignación tributaria. Desaparece el complemento presupuestario, es decir, la Iglesia deja de recibir cantidades con cargo a los presupuestos Generales del Estado para su sostenimiento básico.

La primera declaración en la que los contribuyentes podrán asignar el 0,7% se realizará en 2008.

Se renuncia a la exención por IVA en la adquisición de bienes inmuebles y en la adquisición de objetos destinados al culto.
Se trata de un sistema que respeta la libertad religiosa, ya que los ciudadanos que voluntariamente lo desean, deciden (marcando la X de la Iglesia), si quieren que un porcentaje de sus impuestos se destine a sufragar las necesidades de la Iglesia. No hay complementos presupuestarios. Se avanza, por tanto, en la autofinanciación de la Iglesia.