Inicio


Jorge Alcalde recuerda que cada vez son más los científicos críticos con el mensaje de Al Gore



DENUNCIA LA MANIPULACIÓN CIENTÍFICA DEL IPCC

Al Gore declaró este martes que "veo bastantes escépticos en España". Pero en realidad los llamados escépticos los hay en todo el mundo y "no son una voz en el desierto". Jorge Alcalde, colaborador habitual de Libertad Digital, ha recordado en La Mañana de la COPE que "cada vez hay más voces" que dentro del ámbito científico llegan a conclusiones que no coinciden con "la letanía del cambio climático". La ciencia "ha de ser parsimoniosa, escéptica, moderada" y todo ello se ha perdido con la predicación del calentamiento global catastrófico y creado por el hombre.

 
 

(Libertad Digital)
Jorge Alcalde ha hablado para el programa La Mañana de la Cadena COPE, en el que ha hecho ver que "se puede pensar que el llamado escepticismo es predicar en el desierto, pero no es así". De hecho "cada vez hay más científicos que están alarmados por el alarmismo" de "la letanía del cambio climático". Alcalde, periodista y divulgador científico, ha denunciado cómo se retuerce la realidad en los medios de comunicación para filtrar determinados mensajes y cómo hay una auténtica cruzada contra la parte de los científicos cuyas conclusiones no coinciden con el dogma ecologista.
 
Manipulación científica del IPCC
 
Así, un informe del IPCC incluyó la afirmación de que una inundación acaecida en Alemania era debida al calentamiento global. El máximo experto en huracanes e inundaciones, al comprobar que se había manipulado la ciencia para relacionar el calentamiento con los fenómenos extremos, decidió dimitir. Desde entonces se le ha estigmatizado con epítetos como "escéptico". "El problema es que el alarmismo lo que se intenta es culpabilizar de cada fenómeno extremo que vivamos", advierte Alcalde. El periodista ha recordado que incluso se le ha culpado de la caída de un puente en Minneapolis.
 
Pero La ciencia "ha de ser parsimoniosa, escéptica, moderada", según ha recordado Jorge Alcalde, quien se duele de que en el asunto del calentamiento global se haya perdido. Alcalde ha precisado que "la mayoría considera que la temperatura de la tierra está aumentando. Pero la mayoría dice que está subiendo en línea con los cambios cíclicos de la Tierra" y dudan de la influencia que puede haber tenido el hombre.
 
El desprestigio del alarmismo
 
Aún más en discusión está el mensaje alarmista y catastrofista, que es el elegido por Al Gore, quien ya dijo de sí mismo que había inventado Internet, para darse a conocer por el mundo, con éxito como la concesión del premio Nobel de la Paz. El aumento de las temperaturas nos podría llevar a lo que se conoce como el "óptimo climático", aquella temperatura que es más favorable al desarrollo de la vida en la Tierra, y que se alcanzó en la Edad Media.
 
Los medios reproducen titulares como "La evidencia avalada por 2.500 científicos de la ONU demuestra que el cambio climático es real". Ya sea por error o voluntad de engañar, los medios no suelen explicar lo que ha precisado Jorge Alcalde en la COPE, y es que el informe científico está redactado por 124 científicos del IPCC a partir de la información elaborada por esos 2.500. Y los 124 son "los que son los que filtran el trabajo de miles de científicos. El filtro es la clave" del resultado.
 
Es más, lo que más se reproduce en los medios no es el informe científico sino el llamado Resumen para Políticos. "Está escrito por políticos, para políticos, y con una intencionalidad muy clara, que es favorecer al protocolo de Kioto", según Jorge Alcalde.
 
La nula efectividad de Kioto
 
Un protocolo, además, de muy dudosa efectividad y que resultaría muy caro. Alcalde recuerda que, según el propio protocolo de Kioto, si todos los países firmantes (incluido Estados Unidos, que lo firmó pero no lo ratificó), cumpliesen estrictamente sus compromisos, todo lo que lograría Kioto "es retrasar el calentamiento previsto para 2100 hasta el año 2106". Y todo ello con un coste "de entre 150.000 a 300.000 millones de dólares", y "para retrasar sólo seis años un supuesto problema". Todo ese dinero sería mucho mejor empleado, sigue Alcalde, en ayudar a los países menos desarrollados a adaptarse al paulatino calentamiento.
 
Jorge Alcalde también ha hecho mención del congreso de Copenhague, en el que se reunió a numerosos científicos y economistas, entre los que se encontraban varios premios Nobel, y en los que se intentó calibrar cuáles eran los principales problemas del mundo, los más urgentes, y en los que resultaba más efectivo el empeño del dinero. El cambio climático ocupaba los últimos puestos.