Inicio

Mujeres por la vida y mujeres por la muerte


miércoles, 30 de julio de 2008


El profesor y periodista Miguel Antonio Espino Periault remite este artículo a HO, en el que analiza dos quehaceres bien distintos desde las ONGs en torno al derecho a la vida: el de la uruguaya Marta Grego de Vaeza y el de la doctora holandesa Rebecca Gomperts

 

REDACCIÓN HO, Por Miguel Antonio Espino Periault, Panamá.-  En el polémico y vasto  campo en donde se activan numerosas  organizaciones de los  derechos humanos sobresalen  dos  mujeres cuyas luchas se  relacionan  con los niños  por nacer y con las madres que los llevan en sus vientres. Una de ellas se esmera por conservarles la vida a los niños; la otra,  por procurarles la muerte.   Se trata de las señoras Marta Grego de Vaeza, uruguaya, y de la doctora Rebecca Gomperts, holandesa. 

 

La primera es la fundadora de la organización Madrinas por la Vida, que se lanzan al rescate  de mujeres que, confundidas,  ven en el aborto la solución a problemas personales de  pobreza,  soledad,  abandono,  violación, y, en general, embarazos temidos e indeseados. La empresa británica BBC Mundo presentó (16-06-08/ Ciencia y Tecnología), sendas entrevistas a las  dirigentes mencionadas, quienes  respondieron preguntas del público.

 

La doctora Gomperts fundó, en 1999 la organización Women on Waves (Mujeres sobre las Olas), que opera un buque equipado con facilidades  para realizar abortos en alta mar, fuera de la jurisdicción del país de  quien desee "hacer valer sus derechos reproductivos y sus derechos humanos". (Sin importarles, por cierto,  los derechos de de la criatura  por nacer, ni los del padre que la engendró). las)  En alta mar, el buque-patíbulo se rige por las leyes de Holanda

 

Como todas las abortistas, la doctora Gomperts obvia el tema de la concepción como inicio  de la vida.  ¿Cómo se explica el desarrollo, crecimiento y nacimiento natural posterior de ese ser humano vivo? No se explica, por supuesto. A una pregunta sobre  la contradicción entre dos proyectos  de reformas constitucionales  (en Ecuador), en donde se defiende la vida desde la concepción, en uno, y en donde  se establece  el "derecho" al aborto, en otro, respondió  con aparente candidez: "Uno puede pensar en un lenguaje que hace desaparecer la contradicción".

 

Por otra parte, las Madrinas por la Vida tuvieron su origen por aquellos mismos años, durante una peregrinación de la señora Grego de Vaeza y su esposo a la Basílica de la Virgen de Guadalupe, en México. Como sabemos, la imagen de la Virgen es la de una mujer encinta. Allí nació la idea de ayudar a las mujeres inclinadas a someterse al aborto, y con la ayuda de Marta Olago, iniciaron la organización.

 

Para ayudar a las mujeres en esta situación, Women on Waves escoge el camino fácil de eliminar al niño por nacer.  Las Madrinas, en cambio, optan por la vida. Las Madrinas no solamente salvan a los niños por nacer, sino que los mantienen, y ayudan  a las madres,  con adiestramiento y colocación en puestos de trabajo.

 

La doctora Gumperts insiste en  que el aborto no es asunto de religión. La señora Grego dice lo mismo. No es religión, es humanismo. A  pregunta que  le formularon, la señora Grego manifestó su disposición  a instalar un escritorio al lado del de la doctora Gumperts, para conversar con las mujeres dispuestas al aborto, de modo que  éstas  decidan libremente y con toda la información necesaria, como pide la doctora Gumperts.  No sabemos si ésta aceptaría  o no la propuesta.

Volver