Inicio

El Consejo de Estado recomienda que la unión entre homosexuales no se regule a través del matrimonio


miércoles, 6 de agosto de 2008


El Consejo de Estado hizo llegar ayer al Ministerio de Justicia un informe que recomienda la búsqueda de vías diferentes al matrimonio para regular la unión entre personas del mismo sexo. El dictamen, al que ha tenido acceso ABC, recuerda que la Constitución no reconoce de forma expresa a los homosexuales el derecho a contraer matrimonio -aunque no prohíbe al Gobierno que legisle sobre la materia- y advierte que la actual redacción del anteproyecto de ley puede poner en «riesgo» esta institución.
Desaconseja que el reconocimiento de la adopción por parte de parejas del mismo sexo se regule como un «efecto colateral» del cambio legislativo y no a través de una norma específica, habida cuenta de los problemas que necesariamente surgirán en materia de filiación, relaciones paterno-filiales o aspectos sucesorios. El Consejo también echa de menos que, pese al «alcance» del anteproyecto en materia de adopción, «no se haya recabado un informe de la Dirección General de las Familias y la Infancia».
El Consejo de Estado explica que la Carta Magna ampara los objetivos perseguidos por el Gobierno con la aprobación de este anteproyecto -derecho a la igualdad y no discriminación por razón de la orientación sexual, entre otros- y, desde esa perspectiva, recuerda que «permite» al legislador adoptar una regulación que afecte al derecho a contraer matrimonio reconocido en el artículo 32. El límite es que esa regulación sea «adecuada, necesaria y proporcionada en sentido estricto» y no suponga «una quiebra del instituto del matrimonio constitucionalmente garantizado».
La opción elegida por el Gobierno es la más cómoda para el legislador por su «sencillez en el plano de la creación normativa» y, al mismo tiempo, la que más problemas puede provocar en el momento de ser aplicada. El Ejecutivo ha descartado una regulación «especial y diferenciada del matrimonio homosexual» y se ha inclinado por «una integración global y general del nuevo modelo en el régimen matrimonial hoy vigente». «Se opta -explica el dictámen- por una alteración de la institución matrimonial frente a otras opciones orientadas a una regulación del nuevo modelo de pareja junto al matrimonio y no dentro de él».
En opinión del Consejo de Estado, regular la unión entre pesonas del mismo sexo a través de una fórmula diferente -aunque equiparable- al matrimonio «no supone un trato discriminatorio ni desde la perspectiva de la Constitución ni desde la de las Declaraciones internacionales de Derechos». «Puesto que se trata de un nuevo modelo de pareja -concluye- lo coherente es crear una regulación adecuada a ese nuevo modelo, que dé respuesta a sus propias necesidades, y no insertarlo en una regulación que, como apunta la exposición de motivos \, responde a un modelo diferente».
El dictamen del órgano consultivo del Gobierno analiza cómo se ha resuelto en Europa la regulación de la unión entre personas del mismo sexo. Advierte que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha instado a la UE para que «desarrolle propuestas» que garanticen la igualdad de derechos en respuesta al progresivo reconocimiento social de la existencia de nuevas fórmulas de convivencia pero recuerda que «la apertura del matrimonio a parejas del mismo sexo es absolutamente minoritaria tanto en la Unión Europea como en el ámbito internacional».
El dictamen recomienda que las «innevaciones» que el legislador introduzca en relación con las uniones homosexuales «estén respaldadas por un amplio consenso político y social» por lo que «es preferible una acción gradual firmemente sustentada a un cambio traumático desprovisto de la necesaria seguridad y firmeza».
El Consejo concluye por lo tanto, que el Gobierno debería «reconsiderar» la vía escogida para la consecución de unos fines que, efectivamente, la Constitución ampara y el Parlamento Europeo propugna.

Fuente: La Razón

Volver