Inicio

El Vaticano estudia retirar a SM la condición de editorial católica


miércoles, 3 de septiembre de 2008


La deriva doctrinal de la editorial SM, propiedad de los religiosos marianistas, puede acabar en una nota pública contraria a su condición católica por parte del Vaticano.

REDACCIÓN HO Y LA RAZÓN.- El cardenal William Levada, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, habría solicitado un informe a la Conferencia Episcopal Española recabando su parecer sobre el hecho de que SM publique manuales para la enseñanza del Islam en la escuela. La Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la CEE ha respondido que tal hecho es algo inaudito en la historia de la Iglesia. También se está en desacuerdo con la moral sexual que se explica en los libros de la editorial, que incluso llega a proponer el aborto a menores de edad que se quedan embarazadas

 

El Grupo Editorial SM, propiedad de los marianistas, podría enfrentarse a una «auditoría doctrinal» que llevaría incluso a la Conferencia Episcopal Española (CEE) a declarar «que la editorial no puede ser considerada católica». Así lo expone un documento interno aprobado por la Comisión para la Doctrina de la Fe de la CEE. Tanto los obispos como el Vaticano contemplan con preocupación la deriva doctrinal que ha adoptado desde hace tiempo la editorial, que dirige el religioso Javier Cortés, y aseguran que «la gravedad de lo que está sucediendo en el Grupo Editorial SM es de tal magnitud que no se resuelve con la censura de alguna obra aislada. La solución pasa por una reorientación de la línea editorial».

 

A raíz del libro sobre el islam

 

El propio Vaticano, a través de su Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal William Levada, solicitó a la CEE «un informe que responda al juicio que le merece la publicación por parte de la editorial SM de los manuales para la enseñanza del islam en la escuela», que presentó SM en octubre de 2006. La respuesta que la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe expone en el documento es contundente: «El que una editorial católica haya publicado un manual destinado a la formación de los musulmanes constituye un hecho insólito en la historia de la Iglesia».

 

Pero no es el único caso. «En los últimos años han llegado a la Comisión para la Doctrina de la Fe de la CEE consultas sobre algunas publicaciones del grupo editorial. En todos los casos, han surgido del desconcierto producido en padres de familia o profesores», revela el texto. Entre ellas destacan varios libros escolares de SM que «ofrecen una explicación de los métodos anticonceptivos gracias a los cuales cada pareja puede realizar su propia planificación familiar» o en los que se afirma que «no tiene nada de malo ser homosexual o bisexual».

 

En el plano doctrinal, el informe se refiere a la «conocida revista “Vida Nueva”, que pertenece al mismo grupo editorial, cuyas expresiones de disenso son tan numerosas como conocidas». Además, señala que la colección «Cátedra Chaminade» «da cabida a los autores del disenso teológico».

 

Aborto para niñas de doce años

 

El documento también cuestiona la obra «De sexo también se habla. Guía de sexualidad para adolescentes», de la misma editorial. En ella «se explica cómo reaccionar ante un embarazo inesperado». «Hay tres soluciones: tener el bebé, tenerlo y darlo en adopción y abortar. El libro se inclina por la última solución: `Puede ser que te sientas incapaz emocional o físicamente de seguir adelante con el embarazo, en cuyo caso tendrás que hablar con un médico sobre la posibilidad de interrumpir el embarazo´», recoge el documento interno de los obispos, que señala que «el libro está destinado a niños de doce años». En ninguna de las obras de SM que cita la CEE en su documento «encontramos elementos que ayuden a los jóvenes a formar un juicio moral». «Lejos de ofrecer una orientación sobre los temas tratados, se presentan como `normales comportamientos gravemente inmorales», agrega.

 

El documento propone «pedir la colaboración de la Congregación vaticana» para llevar a cabo «una revisión a fondo de las publicaciones de SM». «En caso de que el Grupo Editorial SM no aceptara la “auditoría”, la CEE se vería obligada a declarar que la editorial en cuanto tal no puede ser considerada católica y que, en consecuencia, sus publicaciones no ofrecen garantías de cara a la transmisión de la fe», concluye el texto.

Volver