Inicio

Benedicto XVI resalta el papel de la familia durante su visita a Pompeya


miércoles, 22 de octubre de 2008


POMPEYA, Italia (ANSA). El papa Benedicto XVI visitó ayer domingo el santuario de Pompeya, sur de Italia, donde celebró una misa en la que habló del anticlericalismo que existe contra la Iglesia y destacó el papel de la familia como la “célula fundamental de la sociedad”.

 

El papa Benedicto XVI durante la misa que ofreció en el santuario de Pompeya

El pontífice exhortó a los cristianos a ser “motor de renovación religiosa y social” al servicio de “los pequeños y los pobres” para que “los últimos también sean respetados en su dignidad y encuentren acogida y promoción”.

Ante unas 30.000 personas congregadas en el lugar, Benedicto XVI presidió una misa en el santuario de Pompeya, fundado por Bartolo Longo, un militante anticlerical que se convirtió y fue beatificado por Juan Pablo II en 1980.

“Su crisis espiritual y su conversión aparecen hoy de gran actualidad”, dijo el Pontífice recordando la figura de Longo durante la homilía.

El Papa realizó la tercera visita de un Pontífice a este santuario que recibe cuatro millones de peregrinos al año.

Bartolo Longo

Recordando la figura de Longo, el Papa observó que en nuestros días “no faltan semejantes tendencias”.

De estudiante, “influenciado por filósofos positivistas”, Bartolo Longo “se había alejado de la fe cristiana, convirtiéndose en un militante anticlerical y dándose también a prácticas de espiritismo y supersticiosas”, dijo el Papa.

Después llegó su conversión, que “contiene un mensaje muy elocuente para nosotros, porque lamentablemente semejantes tendencias no faltan en nuestros días”, agregó.

“En este Año Paolino me gusta subrayar que también Bartolo Longo, como San Pablo, se transformó de perseguidor en apóstol: apóstol de la fe cristiana, del culto mariano y, en particular, del rosario, en el que encontró una síntesis de todo el Evangelio”, afirmó el Pontífice.

Bartolo Longo fue beatificado en 1980 por Juan Pablo II, quien visitó Pompeya en dos ocasiones, en 1979 y en 2003.

“El pueblo mariano coralmente pide la canonización del beato Bartolo Longo”, estaba escrito en algunas pancartas.

El religioso recordó que Benedicto XVI había denunciado con fuerza la criminalidad organizada durante el viaje a Nápoles llevado a cabo el año pasado.

Volver