Inicio

La Iglesia apuesta por los jóvenes


lunes, 17 de noviembre de 2008


Aún resuenan los ecos de las palabras con que el arzobispo de Madrid, cardenal Antonio María Rouco, se dirigió a los jóvenes congregados el pasado fin de semana en la Vigilia de la Almudena. Palabras que forman parte del pistoletazo de salida de la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en el 2011 en la capital de España.

 

Mientras las encuestas y la percepción social que reflejan los medios es que existe una juventud volcada en la comodidad que no se despega del placer inmediato y que tiene una gran facilidad para derrumbarse ante los problemas de largo alcance de la vida, se da la paradoja de que existe un fermento en la masa: la otra juventud que se encuentra hoy comprometida con la propuesta cristiana. No se trata de que sean muchos o pocos, sino de que existe un tejido juvenil que no cede a la persuasión del laicismo y del relativismo, y que está dispuesto a testimoniar su experiencia cristiana en medio de los ambientes en los que se desarrolla su vida. El cardenal Rouco, junto con los obispos responsables del trabajo con los jóvenes en la Iglesia, no han hecho más que recordar que el encuentro de Jesucristo sigue ocurriendo hoy en nuestra sociedad. El futuro de la sociedad se juega en la educación de la infancia y de la juventud y ahí, como en otros sitios, está la Iglesia.

El Estado no puede permanecer impasible mientras los poderes autonómicos hacen y deshacen a voluntad poniendo en peligro la libertad de expresión, la libertad de información y el pluralismo informativo.
 
fuente: Análisis Digital
Volver