Inicio

Tu Fe y la Crisis Económica Mundial…


miércoles, 28 de enero de 2009


El 6 de junio es un día histórico. Hoy se celebró el aniversario de la fenomenal batalla durante el desembarco en Normandía en 1944 (conocido como el Día D)… muchos consideran que el destino del mundo libre se decidió allí… el objetivo fue la liberación de la Europa Continental de manos de los Nazis. Si se hubiera perdido esa invasión la historia del mundo sería radicalmente diferente. El Día D me hace pensar que hay batallas que deben pelearse a toda costa. El frente de batalla del 6 de junio de 2008 es completamente diferente… no es militar sino económico, y está peleándose en todo el planeta. La peleas tú y la peleo yo… pero en vez de escuchar balas se escucha el sonido de máquinas registradoras y de tarjetas de crédito. Y en vez de muertos y mutilados los afectados principales son nuestros bolsillos. Y el asunto no parece estar por mejorarse.
Las noticias de este 6 de junio no son animadoras. El precio del petróleo subió (sólo este día) un poco más de $5 por barril… un record histórico. Si conoces de economía has escuchado del índice Dow Jones… hoy cayó más de 400 puntos (la caída más grande en un año). ¿En qué se traduce todo esto? Bueno, gasolina cara, desempleo alto, sueldos bajos, economía mala. Obviamente son tiempos de ahorro y frugalidad… pero quiero llamarte la atención a una actitud que no debes pasar por alto en los momentos de crisis. Lee con detenimiento las palabras escritas por el profeta Habacuc:

Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales;
Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación.
Jehová el Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, Y en mis alturas me hace andar. Al jefe de los cantores, sobre mis instrumentos de cuerdas. (Habacuc 3:17-19)

Siempre me ha parecido que esta es una de las mejores referencias en la Biblia al gozo a pesar de las circunstancias. No es negación de los problemas, ni espiritualización de las circunstancias. El postulado de Habacuc es que el justo vive por fe… así que bien podemos recordar que su clave para vivir en alegría a pesar de la crisis es sencilla.
Es fe.
Pura fe.
Es creer que Dios es mayor que tu crisis económica. O que la crisis económica del planeta entero. ¿Lo crees?

Déjame hacer algunos comentarios a un pasaje que en realidad no necesita ser explicado.
1. Habacuc señala 6 aspectos de la carestía alimenticia. Obviamente cuando faltan los productos principales de la canasta básica producida por un pueblo, la condición es más que crítica. En el caso de Habacuc faltaban higos, uvas, aceitunas (curioso, Israel es representado en la Biblia por la higiuera, la vid y el olivo)… pero tampoco había otras legumbres, ni vacas ni ovejas.
2. No hay depresión en Habacuc. Ni desánimo. Sólo hay la disposición -decidida de manera calculada- que de todas maneras él se gozaría en Dios. Dos verbos paralelos pero diferentes: Me alegraré (externo) y me gozaré (interno) en Dios.
3. La razón está en el versículo 19 y es doble: Mi fuerza está en Dios. Y él me hace vivir en un nivel diferente (en las alturas), pastando con el resto de los ciervos.

¿Cómo serán los próximos meses económicamente hablando? No sé… pero si sé que podemos enfrentarlos sin deprimirnos. Tal vez no te alcance el dinero, no hayan tantas comodidades, no comas como has acostumbrado hasta ahora, tengas que cambiarte de casa o cambiar a tus hijos de escuela. Es probable que te veas forzado a vender tus cosas y que tu mundo no sea tan próspero como estás acostumbrado. La clave de Habacuc ante la crisis económica de su mundo fue la fe… ¿cómo enfrentas tú la crisis en tu mundo?


Julio Contreras - pastor protestante.
Volver