Inicio

Es 'crudo' depender del crudo


miércoles, 28 de enero de 2009


Los dictadores lo tendrán difícil con el petróleo por debajo de los 50 dólares el barril

Las bravuconadas de Chaves y las amenazas de Ahmadineyad, ¿en qué van a quedar cuando la fuente de la energía que las alimentaban se acabe de secar? ¿O es que acaso pensaron que la crisis económica mundial y la recesión no iban, también, a tumbarles a ellos? Creo que ninguno de los dos podrá sostenerse con unos precios del petróleo brent por debajo de los 50 dólares el barril. O de lo contrario, hagan los números y extraigan ustedes mismos sus consecuencias. Además, a estos dirigentes populistas ya les venía bien tener un Bush en la Casa Blanca al que poder arrearle: “Contra Bush vivíamos mejor”, estarán pensando ahora, soñando con aquellos años de bonanza que se alejan a la velocidad de los siglos. No les doy a ambos dictadores más de seis meses en el poder. A ver si The Economist hace una portada con sus caras en unos naipes que van cayendo, como hizo con Bush, Blair y Aznar (que todos cayeron de muerte política natural) y acierta de una vez.

Cambiemos de tercio y vengamos a suelo patrio ¿Recuerdan esa huelga salvaje que organizaron algunos empresarios camioneros que paralizó media España, desabasteció a miles de comercios y grandes superficies haciendo que sus ventas descendieran vertiginosamente? ¿Recuerdan el motivo? El precio de los carburantes había subido hasta límites que esos dirigentes consideraban insoportable y reclamaban del Gobierno unas medidas imposibles. ¡El petróleo brent estaba, efectivamente, a 147,50 dólares el barril el pasado mes de julio, a casi el doble del mismo mes de 2007! Ahora está rozando ya los 55, ¿Cuándo lo notaremos de verdad?

El crudo ha sido siempre ciclotímico y se necesita mucho litio para depender de sus histéricas subidas y bajadas y no morir en el empeño. Quizás vaya siendo hora de que ensayemos nuevamente la utilización de la energía más limpia y económica que tenemos: la nuclear.
 
La Gaceta de la Negocios
Jorge Trias Sagnier
Volver