Inicio

Sanidad descarta legislar sobre la ingesta de alcohol en jóvenes


martes, 10 de marzo de 2009


Según el secretario general del Ministerio de Sanidad, José Martínez Olmos, su departamento "no es competente", no por falta de técnica sino porque no le incumbe legislar contra el consumo de alcohol, un asunto que "les corresponde a las comunidades autónomas".

Loreto Mármol 09/03/2009

DIARIO MEDICO
La Ley del Alcohol, tan debatida en los años 2006 y 2007 bajo el mandato de la entonces ministra de Sanidad Elena Salgado, ha vuelto a hacer acto de presencia en la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas, y parece que dos años después aún carece de consenso dentro de las propias filas socialistas. Después de que la presidenta de la comisión, Carmen Granado (PSOE), confesara su intención de mejorar la prevención entre los más jóvenes "sobre todo potenciando y retomando normativas como la Ley del Alcohol" y de que Carmen Moya, delegada del Plan Nacional sobre Drogas, hace tan sólo unos días manifestara a este medio "no saber" si se retomaría, el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, ha sido tajante.

Ante la pregunta del senador del PP Jesús Aguirre sobre si "el Gobierno tiene previsto un abordaje legislativo, social y sanitario" del consumo de alcohol en jóvenes, ha descartado normas legales y ha dejado el asunto en el terreno de la prevención echando balones hacia las autonomías: "El ministerio no va a abordar una legislación porque no es competente, sino que es un problema que afecta a la administración local" aunque sí lo hace contra el tabaquismo, con la Ley Antitabaco. También ha añadido que "en el plan nacional estamos intensificando la prevención".

Aguirre se ha preguntado qué hace el ministerio "si empieza a delegar en las autonomías y ayuntamientos por todas partes". "Habrá que darle jugo", ha respondido él mismo, mientras que Martínez Olmos ha dejado el asunto en el marco del Pacto por la Sanidad, del que espera que clarifique "lo que son ámbitos competenciales y no deseos más o menos legítimos; va a despejar aspiraciones recentralizadoras que si se quieren plantear tienen que llegar a proponer cambios de estatutos de autonomía".

Contra el 'botellón'

Aunque Martínez Olmos ha reconocido que "el consumo de alcohol afecta a un cerebro en maduración", Aguirre ha obtenido una respuesta similar a la hora de abordar el botellón: prevención y dejar la pelota en el tejado de otros. "No tenemos previsto abordar una nueva ley, puesto que la falta de conciencia social sobre los riesgos de este consumo aparcó la iniciativa [Ley del Alcohol]; por eso, nuestro objetivo ahora es aumentar ese nivel de concienciación e incrementar las políticas preventivas". Todo eso, a pesar de reconocer que "en salud pública tenemos que mejorar".

Aguirre le ha replicado que "el amago de sacar un anteproyecto de ley fue un fracaso de Salgado porque no supo explicar ni transmitir ni consensuar". No obstante, ha recordado que sigue siendo un auténtico problema de salud pública, porque "la cruda realidad es que el 38 por ciento de los menores entre 13 y 17 años practica el botellón, la mitad de ellos con bebidas de graduación alcohólica alta, la edad de inicio está en los 13 años y siete meses y el 64 por ciento de los menores de 18 años consume de forma regular". A su juicio, son importantes las medidas preventivas, pero "lo es más tener una legislación oportuna, que, sin duda, ha de liderar Sanidad", y a renglón seguido ha instado al Gobierno a legislar "pensando más en las próximas generaciones que en las próximas elecciones".

Con sabor a vino español
Algunos rechazaron la Ley del Alcohol por creer que iba en contra del vino, incluso acabó apodándose ley del vino. Jesús Ramón Aguirre ha dicho que en los botellones "no se consumen nuestros excelentes caldos", y José Martínez Olmos ha recalcado que la cuestión "no es que tengamos magníficos vinos, sino el efecto negativo que produce en los menores, sea vino de mesa, Rioja, Valdepeñas o whisky irlandés". También ha recordado a Rajoy "brindando con una magnífica copa de vino, cachondeándose de que no saliera adelante", mientras que Aguirre ha matizado que el que brindó primero fue el presidente de Castilla-La Mancha: "Si uno no convence a los suyos, cómo va a convencer a los demás".
Volver