Inicio

Convivencia Lekumberri


jueves, 1 de mayo de 2008


Hace poco he vuelto de una convivencia de un fin de semana en Lekumberri, donde hemos estado varios componentes de +Joven, en una casa de las Clarisas (monjas de clausura).

A sido una experiencia personalmente muy buena, que me ha servido de mucho a la hora de cuestionarme cosas.

Y ahora después de que ha pasado un poco el tiempo, y analizando las cosas que he vivido desde el recuerdo y no tanto desde la efusividad del momento que también es buena, pero que muchas veces nos quedamos ahí y no vamos más allá, veo la importancia que tienen las convivencias en un grupo cristiano.

Primero decir que la convivencia en su significado general, es la base para que todo proyecto de vida funcione, en una familia donde no hay convivencia esa familia no funciona, en un matrimonio donde el marido y la mujer no son capaces de convivir juntos, no hay futuro, en una sociedad donde las personas no son capaces de convivir esa sociedad es un fracaso....

Para mi la convivencia es el poder compartir con otras personas mis alegrías y mis tristezas, la vida cotidiana, el tener una confianza en las otras personas... por medio de la convivencia forjamos nuestros lazos afectivos con las otras personas, y la relación con ellas se va consolidando.

Entrando ya un poco más en el tema de la religión, para que un grupo cristiano funcione (tanto de jóvenes como de mayores, la fe no entiende de edades) tiene que darse varios factores, ¿cuales? Pues la verdad no lo se, cada grupo es un mundo, y depende de las personas que lo integren. Lo que si creo que es importante es el compromiso, y la convivencia.

Un grupo cristiano no solo es un conjunto de personas que se juntan por ejemplo una vez a la semana, para hablar sobre un tema relacionado con la religión, hacer una oración y ya esta.

Para mi es más que eso, es un grupo de personas con las que comparto mis dudas, inquietudes sobre mi fe, mis ideas, rezo por ellas, cuando hablo de +Joven estoy pensando en cada una de ellas, y sinceramente creo que eso no solo se consigue reuniéndose un día a la semana, sino que se consigue a parte de con eso, con poder hacer una convivencia en pascua, en el verano, en navidad,...

Las convivencias son importantes porque te ayudan a apartarte un poco del mundo, de tu cotidianidad, y te dan la oportunidad de poder estar contigo mismo, de hacerte preguntas sobre tu fe que quizás de normal no lo haces, de rezar, de compartir todos eso momentos con las otras personas del grupo, de compartir momentos en la comida, recogiendo.... y tanto las experiencias que vivimos personalmente como en grupo hacen que el grupo vaya creciendo, evolucionando y consolidándose.

Para mi las convivencias son necesarias para la vida de un grupo cristiano, para que funcione, pero tengo claro que para poder sacar jugo a las convivencias tenemos que ir con una actitud de disposición, dispuestos a recibir y a dar lo que podamos, son una oportunidad para la oración.

MARIA.

Volver